martes, 17 de julio de 2018

Para hablar de algoritmos bajando de las nueves en La Buena Letra (17-7-2018, 20 horas)

Ya aquí de nuevo...
Al amparo de Rafa Gutiérrez, protector de la buena gente letraherida, nosotros, Queli, Carlos y Nacho, que escribimos el libro nos sentiríamos encatados de veros en La Buena Letra (en el número 12 de la calle Casimiro Velasco, en Gijón) el próximo martes, 17 de Julio de 2018, a partir de las 20 horas, para contaros nuestras aventuras y desventuras (que son las vuestras) por los entornos digitales.
Os esperamos dentro de un rato.
Queli Fueyo Gutiérrez
Carlos Rodríguez Hoyos
Nacho Fernández del Castro
Imagen en el mensaje

martes, 10 de julio de 2018

De momento, nos vamos unos días a Girona
a "hacer el mono" con nuestra hija
(que está de prácticas de Biología
en la Fundación Mona)...
Resultado de imagen de GironaResultado de imagen de Fundación Mona
Pero no os olvidéis que tenemos una cita:
La imagen puede contener: texto

sábado, 7 de julio de 2018

Presentación en la Librería La Buena Letra de "Mi vida como un algoritmo" el martes, 17 de Julio de 2018, 20 horas.

Resultado de imagen de La Buena Letra
c/ Casimiro Velasco, 12 Bajo- 33201 Gijón
Emoji+34 984 395 830 / +34 675 526 631

 Martes, 17 de Julio de 2018
20 horas
    Presentación del libro
Mi vida como un algoritmo.
  Una semana en la nube
 (El Desvelo Ediciones- Bodega del Riojano,
             Colección “Textos Inéditos” V. Cantabria, 2018)
Resultado de imagen de mi vida como un algoritmo
 
Participan:
Carlos Rodríguez Hoyos
Aquilina Fueyo Gutiérrez
José Ignacio Fernández del Castro

Vivimos rodeados de tecnologías… Pero mientras que unas son analógicas y, por tanto, orgánicas y tangibles, formando parte de un modo muy plástico, casi como una extensión corporal, de nuestro quehacer cotidiano; otras, por el contrario, son digitales y están transformado de forma crucial (y silenciosa, acaso ladina) nuestro día a día. Este libro pretende ayudar a quienes se acerquen a él a problematizar el impacto que las tecnologías digitales (redes sociales, buscadores, apps, etc.) están teniendo en su vida diaria para no dejarse simplemente arrastrar ingenuamente. Porque, más allá de describir de forma desprejuiciada y fresca fenómenos como el tipo de resultados que los buscadores devuelven a cada persona, la publicidad “personalizada” que recibimos, o la forma que son tratados los datos personales que incluimos en los dispositivos móviles, entre muchos otros, este libro supone una profunda (y divertida) reflexión sobre cómo esos dispositivos nos transforman, y trastornan, en cuanto seres humanos, sobre la forma en la que están cambiando de un modo casi invisible nuestra propia subjetividad y nuestra voluntad, ejercicio y posibilidades de participación ciudadana… Porque, a fin de cuentas, desde nuestra inevitable condición de “usuarios digitales de a pie”, acabamos por “alojarnos (y vivir) en la nube”.

miércoles, 20 de junio de 2018

EL CENTRO MUNICIPAL INTEGRADO DE EL LLANO CIERRA, EL MARTES 26 DE JUNIO, LA PROGRAMACIÓN DEL PRIMER SEMESTRE DE 2018 DE SU FORO DE FILOSOFÍA POPULAR CON UNA REFLEXIÓN FILOSÓFICA SOBRE LA VEJEZ AMENAZADA AQUÍ Y AHORA (SOBRE DEMOGRAFÍA, LONGEVIDAD Y ENCIERRO)


Resultado de imagen de El Roto sobre la vejez
El Centro Municipal Integrado de El Llano (c/ Río de Oro, 37- Gijón), en su sesión del mes de Junio-2018 (Martes, 26, a las 19’30 horas),  del Foro Filosófico Popular “Pensando aquí y ahora” abordará el tema «La filosofía ante la vejez amenazada aquí y ahora: Sobre demografía, longevidad y encierro». La sesión se plantea como reflexión general y concreta sobre las distintas formas de exclusión y desprecio que la sociedad impone a una población anciana en aumento (en cifras absolutos y, sobre todo, en los países ricos, relativas), gracias a ese “progreso” (más de condiciones materiales de vida y técnico-médico que en relaciones humanas y socio-asistencial) que genera longevidad… Unas amenazas (casi podríamos decir ya ataques) a una vejez eufemísticamente llamada “tercera edad” por el lenguaje políticamente (o sea, hipócritamente) correcto, que conforma un colectivo que, en realidad, ha pasado a ser masivamente objeto del “gran encierro” (en fríos geriátricos o en la soledad de viviendas miserabilizadas) que caracteriza las tecnologías del castigo disciplinario contemporáneas como una “prisión continua” que va desde las cárceles de máxima seguridad hasta la vida cotidiana a través de las prácticas de control del poder y el conocimiento ejercidas por profesionales (desde los jueces o la policía, hasta los maestros, los mediadores, los psiquiatras… o los geriatras), como bien señalaba Michel Foucault (por ejemplo, en Vigilar y castigar, de 1975, o, entre los póstumos Cours au Collège de France (1997-2015) publicados en trece volúmenes por Gallimard-Le Seuil, Los anormales, 1999; El poder psiquiátrico, 2003; La sociedad punitiva, 2013; o Teorías e instituciones penales, 2015)... Un intento de autolegitimación del sistema capitalista, por cuanto “las personas de edad” (según, la terminología buenista de la ONU) se constituyen en una “unidad de gasto no productivo”, por lo que comienzan a considerarse como “una carga insoportable para la sociedad” y “una rémora para su desarrollo”. Así lo señalaban, sin ambages, las advertencias del Fondo Monetario Internacional en el Capítulo 4 de su Informe sobre la estabilidad financiera mundial 2012 al señalar como “la prolongación de la esperanza de vida acarrea costos financieros” para toda la economía: a través de los planes de jubilación y la Seguridad Social para los gobiernos, a través de los planes de prestaciones definidas para las empresas, a través de la venta de rentas vitalicias para las compañías de seguros, a través de obstáculos para el acceso a prestaciones garantizadas para la ciudadanía... Calculaba, de hecho, el neoliberal organismo que, si la esperanza de vida aumentase de aquí a 2050 tres años más de lo previsto, los costes del envejecimiento poblacional, “que ya son enormes”, se incrementarían en un 50% (“son docenas de billones de dólares”). Así que el FMI recomienda a los países que “neutralicen financieramente los peligros de vivir más años de lo esperado” para lo que “es necesario combinar aumentos de la edad de jubilación (bien por imposición del gobierno o de forma voluntaria) y de las contribuciones a los planes de pensiones con recortes de las prestaciones futuras”, porque “si no es posible incrementar las contribuciones o subir la edad de retiro, posiblemente haya que recortar las prestaciones”. Consideraba, por ello, que el primer paso urgente para ejecutar ese plan de acción debería ser “que los gobiernos reconozcan que se encuentran expuestos al riesgo de longevidad, y, a partir de ahí, se muestraran prestos a “adoptar métodos para compartir mejor el riesgo con los organizadores de planes de pensiones del sector privado y los particulares”, y, por ende, “recurrir a los mercados de capital para transferir el riesgo de longevidad de los planes de pensiones a quienes tienen más capacidad para gestionarlo”.
Resultado de imagen de El Roto sobre la vejezAcabáramos, lo que molesta de “las personas de edad” es, en realidad, que, desde el punto de vista económico, son unidades de gasto que están vitalmente inmersas en una transferencia neta y creciente de los consumos en el sistema privado a los del sistema público... Y como ahora, en la “sociedad del conocimiento” (y la posverdad), la experiencia y el saber acumulados por cada ciudadano o ciudadana resulta “socialmente despreciable”, porque lo único que lo legitima como tal es el consumo (de bienes y servicios, de las industrias culturales, político), que éste se vaya alejando de los mercados “libres” es, desde el punto de vista neoliberal, una auténtica blasfemia... Así que en esas estamos en todas la políticas nacionales del mundo económicamente desarrollado (en el resto ya ni hablamos, aunque, al menos, suelen tener redes más sólidas de apoyo y respeto familiar): los sistemas nacionales de salud, pensiones o dependencia “no son viables” ante el progresivo envejecimiento de la población porque, aunque esos simpáticos viejecitos y viejecitas hayan contribuido lo suyo a desarrollar y financiar esos sistemas, la sociedad, cada día más insolidaria y sumisa al “poder de los mercados” (en realidad sería más apropiado decir “los mercaderes” para no dejarlo en abstractos impersonales), parece progresiva y paradójicamente más dispuesta a dejar que el sistema se muestre cada día menos dispuesto a dejar la posibilidad de decidir sobre la apuesta por el crecimiento de la atención pública a la longevidad creciente al albur de una decisión democrática de la propia ciudadanía... ¡Por si acaso!, no vaya a ser que acabe por mostrarse, pese a todo, proclive a retribuir a los colectivos longevos su esfuerzo de toda una vida... Así, de paso, mucho menos inclinada estará a escuchar, respetar y valorar la propia “voz de la vejez” sin mediaciones...
Resultado de imagen de Forges sobre la vejezEs, por consiguiente, un paso más (por desgracia, para muchas personas el último y doloroso) en la extensión del principio de quien quiera salud, pensiones o atención a sus dependencias en la vejez que se las compre en los mercados correspondientes. Y si no puede... ¡Que busque recursos en la beneficencia (o en los cubos de basura)!... Porque, convertidas ya casi ufanamente las democracias formales en teatros de sombras manejados por los poderes económicos reales, ya ni siquiera necesitan el “caramelo envenenado” de una leve subida de pensiones cada vez que se acerca un sufragio para captar un voto, el de “nuestros mayores”, que, colectivamente, se mostraba proclive a tragarse el anzuelo… Porque el problema va mucho más allá de los recortes, las políticas de ajuste (o sea de transferencia neta de fondos del sector público al privado según el principio básico del nuevo liberalismo: “lo que da beneficios debe ser privado, lo que no es susceptible de negocio debe ser público”) o los reclamos electorales: en realidad, el propio tratamiento, por ejemplo, de la atención a la dependencia o las pensiones como un medio para fines externos a la propia ciudadanía que recibe (o no) los servicios que las articulan (desarrollo económico, mejora de la competitividad de las industrias nacionales, constitución de una oferta adecuada y flexible ante las demandas cambiantes del mercado laboral, mantenimiento de la primacía de determinados colectivos frente a otros, o cualesquiera otros de esos que tan gratos resultan hoy a las bocas y oídos neoliberales), constituye, en la práctica, su negación como derechos, y su conversión en bienes en el mercado, porque convierten de facto el nivel de acceso posible de cada cual a las prestaciones para atender las dependencias y a las pensiones en un bien patrimonial más que se añade a sus posesiones (vivienda, electrodomésticos o vehículo) como símbolo de status 
Resultado de imagen de El Roto: Morirse pronto como plan de pensionesY es por ello que las tensiones privatizadoras que sufren estos derechos básicos marcan, en primer lugar, el camino hacia su disolución como tales, y, por añadidura, son un signo palmario de la ínfima calidad democrática de nuestros sistemas políticos al sustentarse de los discursos que sitúan el proceso de incorporación de los derechos humanos (en sus tres generaciones: derechos civiles y políticos, derechos sociales y laborales, y derechos relativos a la paz y el medio ambiente) a las legislaciones nacionales como una suerte (o desgracia) de lastre para la “viabilidad (económica) del mundo” (Fondo Monetario Internacional dixit: “carga insoportable para una sociedad”, “rémora para el desarrollo económico”,…). Un discurso y unas prácticas sociopolíticas, en fin, que miserabilizan colectivos y precarizan la vida hasta asentar el sistema sobre una verdadera opresión globalizada.
Resultado de imagen de Forges sobre la vejezPor supuesto, el desarrollo de este planteamiento, que ve cómo la longevidad pasa de ser un logro científico sin precedentes que deriva orgullo y satisfacción social (¿dónde quedaron las ufanas afirmaciones, por ejemplo, de filósofos de la ciencia como Bonifaty Mikhailovich Kedrov en su famoso Discurso de Berlín: “el objetivo próximo de la medicina actual es la prolongación de la vida hasta los doscientos años, con una total conservación de la juventud y la belleza”?), a convertirse uno de los más graves riesgos sociales, deberá derivar hacia una reflexión compartida sobre la moralidad y viabilidad humana de sus consecuencias políticas, intentando alumbrar algunos vías de resistencia posible ante las mismas... Vías que, de hecho, ya se han ido incorporando en la práctica y en la teoría de la resistencia social, desde los orgullosos yayoflautas del 15M a la constitutución de una suerte de senado intelectual de la disidencia radical (en el que, por derecho propio, figuran nombres como Stéphane Hessel, Noam Chomsky, José Saramago, José Luís Sampedro o Emilio Lledó), desde la constitución de las personas pensionistas (especialmente en los castigados países mediterráneos) como un núcleo (sólido en su precariedad) de sostenimiento familiar y solidaridad entre iguales frente a la miserabilización provocada por la crisis/estafa hasta los movimientos de protesta de los pensionistas (que, junto a las jóvenes feministas del movimiento 8M, pusieron contra las cuerdas las políticas conservadoras e la legislatura presente en España)… Y es que, por muchos motivos como los apuntados, la gestión de la vida cotidiana no puede quedar en manos de los mercaderes y sus diversificados profesionales del castigo disciplinario, sino en las de los propios seres humanos que, con la actualización de su experiencia vital, son capaces de racionalizar sentimientos y sentir razones... ¿Será aún posible, aquí y ahora, y contando con la indefensión aprendida por la ciudadanía del presente, mantener un mínimo de cohesión social para no seguir alimentando ese proceso de interesado enfrentamiento entre colectivos sociales (que, en último extremo, sólo deriva en manifrestaciones más o menos cruentas de aporofobia)?.
Resultado de imagen de Chistes sobre la vejezEste planteamiento será introducido y desarrollado problemáticamente por el propio coordinador del Foro, José Ignacio Fernández del Castro, que, como siempre, facilitará a las personas participantes documentación sobre el tema abordado (incluyendo el guión de la sesión, recomendaciones bibliográficas y cinematográficas, e informaciones de interés), en un dossier elaborado por él mismo. Tras su intervención (e, incluso, durante la misma) habrá un debate general entre todas las personas presentes. 
Resultado de imagen de El Roto sobre la vejezLa sesión, que se celebra en relación con el Día Mundial de la Toma de Conciencia sobre el Abuso y el Maltrato en la Vejez (15 de Junio), se desarrollará en el Aula 3 de la Segunda Planta, con asistencia libre.

jueves, 24 de mayo de 2018

EL CENTRO MUNICIPAL INTEGRADO DE EL LLANO SIGUE, EL MARTES 29 DE MAYO, LA PROGRAMACIÓN DEL PRIMER SEMESTRE DE 2018 DE SU FORO DE FILOSOFÍA POPULAR CON UNA REFLEXIÓN FILOSÓFICA SOBRE LOS CAMBIOS EN LAS ESTRUCTURAS FAMILIARES AQUÍ Y AHORA (¿ADIÓS A LA “SAGRADA FAMILIA”?)


Resultado de imagen de Humor gráfico sobre la familia tradicional
El Centro Municipal Integrado de El Llano (c/ Río de Oro, 37- Gijón), en su sesión del mes de Mayo-2018 (Martes, 29, a las 19’30 horas),  del Foro Filosófico Popular “Pensando aquí y ahora” abordará el tema «La filosofía ante los cambios en las estructuras familiares aquí y ahora: ¿Adiós a la “Sagrada Familia”?»
imageLa sesión se plantea como reflexión general y concreta a partir de un hecho: la familia ha estado sometida, en el último medio siglo, a dos grandes fenómenos, un debilitamiento se sus funciones de atención y cuidado directo de la prole (y de sus mayores) y de transmisión cultural y una diversificación estructural vinculada al reconocimiento social (y, progresivamente, normativo) de distintas opciones de realización sexual (con o sin el deseo de “perpetuarse en una generación siguiente”) y de asunción de responsabilidades sobre una descendencia no siempre determinada por lazos genéticos... En efecto, la incorporación masiva de la mujer al mundo laboral ha derivado (con independencia de evidente sesgo discriminatorio que suponía, y sigue suponiendo, la recaída inmensamente mayoritaria sobre las mujeres de esas funciones de cuidado no directamente remuneradas) en una atención “profesional” de la prole o, cuando es posible, en un cuidado por las generaciones precedentes (que no serán, a su vez, atendidas familiarmente cuando sus capacidades no les permitan la autosuficiencia). Por otra parte, la familia intersexual, intraétnica y nuclear, lo que podríamos llamar la “Sagrada Familia” por su sacralización como modelo único durante siglos (aunque, irónicamente, la sagrada familia bíblica estuviese constituida por una madre soltera, un padre putativo y un hijo único), ha ido dando paso a una nutrida tipología de familias monoparentales (por elección o sobrevenidas), extensas (no sólo ya bajo las formas de la tradición étnica, sino también por yuxtaposición de emparejamientos sucesivos de cónyuges divorciados), interculturales, intrasexuales, etc.. Paralelamente, las nuevas necesidades derivadas de estas situaciones, han generado la aparición de nuevas formas de relación intergeneracional (violentas a veces), de nuevas figuras infantiles y adolescentes (los niños-llave, los niños multihogar, los niños tiranos, etc.) y el auge de toda una serie de profesiones más o menos especializadas en el cuidado y recuperación de esas “proles desatendidas”, desde psicoterapeutas infantiles hasta mediaticos “Hermanos Mayores” (especie de “coaches del reciclaje adolescente”) de distinto pelaje. En cualquier caso, lo que parecen poner en crisis estos fenómenos es el propio papel socializador y mediador de la familia en los procesos de incorporación progresiva de los sujetos a la sociedad. En suma, parecen inhabilitar el núcleo tradicional de la socialización primaria, dejando a los sujetos inermes ante su irrupción en las instituciones sociales “normalizadoras”, empezando por la escuela. 
Imagen relacionada¿Significará esto un factor generalizado de aceptación superficial de la norma (sumisión formal) y una incapacidad para generar verdaderos cauces de resocialización alternativa que pueda ir más allá del mero antojo subjetivo y situacional?. El pensamiento socialdemócrata más optimista, en su concepción postmoderna del Estado del bienestar, contempla estos fenómenos y sus efectos sobre la cohesión social como una oportunidad, ya sea en el gran teórico de la tercera vía, Anthony Giddens (véase su ya clásico La transformación de la intimidad: Sexualidad, amor y erotismo en las sociedades modernas de 1992 –edición en castellano en Cátedra, 1995-), con su idea de la proyección de esa diversidad en la vida privada desde una política de vida flexible que posibilita la reconstrucción biográfica de los sujetos a través de proyectos reflexivos del yo (a los que tan útil resulta la nueva industria de la autoayuda), ya sea en el gran teórico de la sociedad del riesgo, Ulrich Beck (véase el libro escrito con su esposa y actual viuda Elisabeth Beck-Gernsheim, El normal caos del amor: Las nuevas formas de la relación amorosa de 1990 –edición en castellano de Paidós, 2001-), que ve las cuestiones derivadas de la emancipación y la igualdad ante la ley, como el desmembramiento de la familia concebida desde la diferenciación sexual, como una verdadera oportunidad para lo que podríamos llamar “el normal y cotidiano caos del amor” que, en tiempos de pérdida del entusiasmo y las metas colectivas, puede servir para recuperar la pasión (aunque sea efímera y cambiante en sus objetivos) en la propia vida.
Resultado de imagen de El Roto sobre la familiaDe todos modos, ¿es posible, aquí y ahora, en plena precarización de la vida, resistir esos “embates de la complejidad” sin que alguien asuma o recupere ese papel de mediación socializadora temprana de la familia?... La experiencia de la reciente crisis parece evidenciar que no, pues son precisamente los países más castigados por ella (los económicamente desarrollados y subdesarrollantes “del Sur”, como España o Grecia, y los económicamente subdesarrollados y desarrollantes en general) los que han podido resistirla (mejor en las zonas rurales que en las urbanas, mejor en las periferias que en los centros) gracias a la permanencia de ciertos rastros aún sólidos de las viejas estructuras familiares (mediterráneas, por ejemplo –ilustrativa puede resultar, al respecto, la lectura de la llamada trilogía de la crisis [Con el agua al cuello, 2010; Liquidación final, 2011; y Pan, educación, libertad, 2012; prolongadas en tetralogía con Hasta aquí hemos llegado, 2015; publicados todos en castellano por Tusquets un año después* de Petros Márkaris, sobre el modo de resistencia que elabora la “familia extendida” del Comisario Kostas Jaritos ante el cese de sus ingresos-) desde las que se pudieron alentar y extender redes de solidaridad entre iguales (que también prendieron a partir de otros viejos conceptos estructurales, como el de clase o el de grupo de iguales de adscripción voluntaria). ¿Puede (y debe), entonces, retomarse (o reformularse) el rol de la familia, ahora diversificada y debilitada, como referencia biográfica permanente de cada sujeto; como una suerte de provisión emocional y material, en definitiva, para su uso en las dificultades de su tránsito por uns vida cada vez más precaria en unas sociedades cada vez más complejas?... Porque, ¿pueden existir núcleos de socialización primaria alternativos?. Y, aún pudiendo existir, ¿qué se hace con las generaciones que padecerán la inexistencia de los mismos?... En definitiva, ¿qué consecuencias personales y sobre la propia condición humana y sobre la cohesión social se pueden derivar de todo esto?.
Resultado de imagen de Chistes sobre los modelos de familia
Este planteamiento será introducido 
y desarrollado problemáticamente por el propio coordinador del Foro, José Ignacio Fernández del Castro, que, como siempre, facilitará a las personas participantes documentación sobre el tema abordado (incluyendo el guión de la sesión, recomendaciones bibliográficas y cinematográficas, e informaciones de interés), en un dossier elaborado por él mismo. Tras su intervención (e, incluso, durante la misma) habrá un debate general entre todas las personas presentes. La sesión, que se celebra en relación con el Día Internacional de la Familia (15 de Mayo), se desarrollará en el Aula 3 de la Segunda Planta, con asistencia libre.

viernes, 20 de abril de 2018

EL CENTRO MUNICIPAL INTEGRADO DE EL LLANO SIGUE, EL MARTES 24 DE ABRIL, LA PROGRAMACIÓN DEL PRIMER SEMESTRE DE 2018 DE SU FORO DE FILOSOFÍA POPULAR CON UNA REFLEXIÓN FILOSÓFICA SOBRE LA MÚSICA DEL MUNDO AQUÍ Y AHORA (DE LA VIDA COMO “JAM SESSION”)


Resultado de imagen de Humor gráfico musical
El Centro Municipal Integrado de El Llano (c/ Río de Oro, 37- Gijón), en su sesión del mes de Abril-2018 (Martes, 24, a las 19’30 horas),  del Foro Filosófico Popular “Pensando aquí y ahora” abordará el tema «La filosofía ante la música del mundo aquí y ahora: De la vida como “jam sesión”». La sesión se plantea como reflexión general y concreta, sobre cómo, más allá del sentido que el concepto y prácticas de industria cultural da a la música en las sociedades complejas complejas contemporáneas, como parte esencial de su “configuración simbólicas”, la recepción, gestión y difusión de sonidos capaces de provocar sensaciones, evocar situaciones o, en general, entretener está vinculada a la propia capacidad humana de interrelacionarse con el medio y “comunicarse” con él...
Resultado de imagen de El Roto y la música ¿Quién no ha sentido, incluso en su más tierna infancia sin formación alguna, que una brisa enrredada en las ramas de los árboles le transportaba a otros lugares maravillosos?, ¿quién no ha evocado nostálgicamente, a través del sonido de las olas, episodios de su propia vida con la distancia de las mejores historias ajenas?... ¿Quién puede, en suma, permanecer ajeno en su vida al poder del sonido para serenarnos o irritarnos?.
Resultado de imagen de Forges y la músicaY ese es el latido que recoge la música de la calle, esejazz arrancado de los sones de los esclavos negros en los campos de algodón del sur norteamericano para ir perfilando en la densa humareda de cualquier garito mil historias trágicas o gozosas… Que son el latido del mundo. Y por eso el poder intentará controlar ese latido, imponiendo los grupos dominantes los sones más acordes con sus intereses comerciales y, sobre todo, más útiles para construir representaciones de la realidad, imaginarios colectivos, coherentes con su posición de dominio… ¿Cómo resistir y denunciar el imaginario de esta opresión simbólica/musical, tan manifiesta en cuanto comparemos lo que se oye en tres o cuatro radiofórmulas o en cuanto echemos una ojeada a cualquier lista de éxitos, de esta sutil forma de multialienación sonora del mundo globalizado?. La cuestión acabará suscitando, inevitablemente, el debate entre posiciones críticas con la sociedad de consumo (desde la acción directa, no simbólica, del fomento de la música aficionada y su difusión directa en las calles, en los bares, en las redes, hasta el éxodo del mainstream para buscar otros espacios y cauces posibles para la producción y difusión musical; pasando por el fomento de comunidades musicales como formas de vida frente al subjetivismo nómada de nuestras sociedades, tan bien caracterizado por Slavoj Zizek o por Byung-Chul Han) entendido como guía para una pedagogía de la resistencia (al estilo de Henry Giroux) también en nuestro latido musical… En suma, ¿cómo recobrar, aquí y ahora, en un mundo en el que sólo cobramos sentido como “agentes de consumo”, el sentido de la vida como «jam session»?.
Resultado de imagen de Forges y la músicaEste planteamiento será introducido problemáticamente por el propio coordinador del Foro, José Ignacio Fernández del Castro, y contará, para su desarrollo, con la aportación de Avelino ALONSO RODRÍGUEZ, que, con la Facultad de Historia y Geografía de la Universidad de Oviedo como alma mater, ha desarrollado su vida profesional y vocacional fundamentalmente en dos campos: el de la gestión cultural pública (primero en el área de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo y, por fin, como Director, desde su fundación hasta muy recientemente, del CMI “Ateneo de La Calzada”, con un paso temporal por la Dirección de la Universidad Popular de Gijón) y el de la creación, interpretación y fomento de la música profesional y aficionada (como guitarrista y compositor vinculado a las músicas de vanguardia a través de la fundación y dirección del grupo Quasar GEM, con grabaciones para RNE o SFA Records; como profesor de guitarra en la Escuela de Música de Gijón; o, hasta la actualidad, como Director del Coro “Luís Quirós” de La Calzada; pasando por su vinculación a “Voces en Off”, asociación para el fomento de la música contemporánea, o a la dirección del grupo de música renacentista “Gorgias Consort” o del Coro Femenino “Rosario Acuña” de La Calzada).
Resultado de imagen de Humor gráfico musicalComo siempre, se facilitará a las personas participantes documentación sobre el tema abordado (incluyendo el guión de la sesión, recomendaciones bibliográficas y cinematográficas, e informaciones de interés), en un dossier elaborado por el coordinador del Foro. Tras las intervenciones previstas (e, incluso, durante las mismas) habrá un debate general entre todas las personas presentes. La sesión, que se celebra en relación con el Día Internacional del Jazz (30 de Abril), se desarrollará en el Aula 3 de la Segunda Planta, con asistencia libre.

jueves, 29 de marzo de 2018

Erató, una nueva musa en Ciaño: Faustino López Pérez habla de Alexander Calder con ojos nietzschianos (6-4-2018)

Resultado de imagen de Cauce del NalónResultado de imagen de Rema y Vive Editorial
Dentro del Ciclo
"NUEVE CONFERENCIAS PARA NUEVE MUSAS"
PRESENTAN
Bajo en influjo de ERATÓ (ΕΡΑΤΏ) y
en la CASA DE LA BUELGA
(c/ Campón, s/n- 33900 Ciaño- Langreo. Tlfn. 985697368),
el Viernes, 6 de ABRIL de 2018,
a las 20'00 horas,
La escultura inquieta.
(Gijón, Rema y Vive Editorial, 2017)
a FAUSTINO LÓPEZ PÉREZ
(Profesor de Filosofía, Artista plástico, Hedonista utópico)
Que disertará sobre
LA ESCULTURA INQUIETA:
 Una interpretación de la escultura cinética de Alexander Calder desde
la filosofía de Nietzsche
Resultado de imagen de Alexander Calder
 La influencia del pensamiento y de la estética de Nietzsche, su vitalismo optimista tantas veces falseado, permite descifrar aspectos constitutivos de la escultura cinética de Calder y hace posible la interpretación de las vanguardias artísticas como una suerte de experimentos nietzscheanos... Y es que la influencia polimorfa de la filosofía nietzscheana en toda la cultura europea del siglo XX, tanto en sus aspectos innovadores como populares, se manifiesta magistralmente en el escultor estadounidense Alexander Calder (1898-1976), al reunir en sus obras cinéticas lo mejor de las vanguardias europeas (abstracción, constructivismo, surrealismo...) y del arte popular de su país. Así nos lo mostrará Faustino López entre imágenes de la obra calderiana y los sones del violín de David Roldán.

Presentan:

Juan Jesús Menéndez Alonso (Editorial Rema y Vive)
y
José Ignacio Fernández del Castro (Cauce del Nalón)
Música:

David Roldán (Violín)

 Con el apoyo de: Imagen relacionadaResultado de imagen de La Nueva España de las Cuencas

Faustino López Pérez (San Juan de la Mata, El Bierzo, León, 1956) 
se Licenció en Filosofía (Universidad Complutense de Madrid) y se doctoró (Universidad de Oviedo) con una tesis sobre Estética que interpreta la escultura cinética de Alexander Calder desde la filosofía de Nietzsche.
Ha trabajado como profesor de Filosofía mucho tiempo con compañeros excepcionales y alumnos estupendos. También se ha permitido el lujo de tener tiempo para dedicarlo a disfrutar de la vida con los amigos, a pintar, a construir esculturas móviles, a escribir, a andar por la montaña, incluso a dedicarse con ahínco al hedonismo utópico.
Ha escrito con Juan Jesús Alonso Menéndez el libro Pensando desde los anillos de Saturno (Grupo Editorial Norte, 1999), y ha realizado exposiciones de pintura y esculturas cinéticas. Lleva los blogs faustinoyloscirculosdeaire.blogspot.com.es y faustinoenelaire.blogspot.com